28.10.16

"Equipaje de amor para el silencio", de Ángela Hernández Benito

Accésit de IX Premio Internacional Vivendia-Villiers de Relato

Relatos intimistas, de estilo clásico, con temas cercanos, como la brevedad de la vida y la fugacidad de nuestras pasiones, los miedos cotidianos o la incomunicación. En Equipaje de amor para el silencio hay relatos intimistas, de estructura y estilo clásico, con temas cercanos, como la brevedad de la vida y la fugacidad de nuestras pasiones, nuestros miedos cotidianos, la incomunicación o el desamor, uno de los grandes males de la sociedad actual, que en este libro se nos muestra desde diferentes perspectivas. En estos últimos relatos es donde encontramos una mayor dosis de ironía, algo que aparece habitualmente a lo largo de la obra de Ángela Hernández Benito.
            En estas páginas compartimos la vida de protagonistas como una pareja que dona un riñón de su hijo muerto, que quizá fue trasplantado a un joven que ellos conocen, y en el que ven bullir la vida de su hijo; mujeres que se enfrentan a la dureza de la vida laboral; relaciones especiales de algunas personas con ciertos animales domésticos; los amigos que nos van dejando y con su muerte la llegada de los recuerdos, y mujeres educadas para un tipo de vida que se encuentran con que el mundo ha cambiado y deben adaptarse a él, superando barreras, dificultades, luchando a diario. Con Ángela Hernández Benito se comprueba que es cierto que las escritoras son más empáticas que los hombres y poseen un rango emocional más amplio. La autora -al igual que le pasará a los lectores- se identifica con los personajes y hace suyas sus penas y alegrías. Ello nos permite introducirnos en la piel de sus personajes y vivir sus experiencias. Al acabar de leer estas páginas, el lector sentirá la necesidad de hacer caso a Robert Herrick cuando afirmó "Coged las rosas mientras podáis, veloz el tiempo vuela". Al acabar la lectura, que nos recuerda la fugacidad de todo, nos espera la vida, que no nos perdonará que no nos sumerjamos en ella.

La autora: Ángela Hernández Benito
(Bogajo, Salamanca)
Reside en Valladolid. De formación pedagógica y humanista, fue directora del colegio Padre Damián durante varios años. Actualmente es directora de la Casa-Museo de Zorrilla del Ayuntamiento de Valladolid.
            Tiene en su haber una treintena de premios literarios entre los que se encuentran: el premio de ensayo de la Revista de Escuela Española, el Antonio Reyes Huertas de Zaragoza, el José Rodao de Poesía, Rescatando la memoria, de MAPFRE etc. Cuenta con el Premio de los Amigos del Teatro 2013 por su labor en favor de la cultura.
            Ha publicado varias novelas entre las que se encuentran: La babuschka, Pelitre. Insecticida para chinches, Un cero a la izquierda y Vendetta. Ha participado en 26 antologías de relato, entre las que se encuentran Tras las huellas de Arsenio Lupin y Mujeres en la historia, de M.A.R.Editor, y ha publicado el poemario La noche y la mentira.

            Cuenta con artículos aparecidos en revistas como Gaceta Cultural del Ateneo de Valladolid, Atticus, Argaya, Alkaid Ediciones, etc., y periódicos como El Norte de Castilla. Ha hecho adaptaciones para teatro y ópera y ha colaborado durante doce años en el programa de la Cadena Ser "A vivir que son dos días Castilla y León" con su espacio de fin de semana "La información desclasificada de Ángela Hernández".